La Fundación Villalar, la Asociación Fotográfica Segoviana (AFS) y la Fundación Caja Segovia han unido esfuerzos para celebrar en el Torreón de Lozoya una destacada exposición del reconocido fotógrafo Ricky Dávila, con motivo de la décima edición del Encuentro de Captadores de Imágenes “SEGOVIAFOTO”.

La muestra será inaugurada el próximo sábado, 8 de abril, a las 12:00 horas, en la Sala de las Caballerizas del Torreón de Lozoya (Pl. de San Martín, 5. Segovia).

Ricky Dávila
(Bilbao, 1964) es licenciado en Biología en la Universidad del País Vasco y se graduó en el ICP (International Center of Photography) de Nueva York en 1990. A lo largo de la década de los noventa desarrolló su trabajo en el terreno del reportaje. Ha publicado su trabajo en el escenario editorial nacional e internacional y ha recibido galardones como el Fotopres, II World Press Photo, Ortega y Gasset, etc. En la última década su trabajo se reorientó hacia el ámbito del fotolibro y de las exposiciones. Es autor de seis libros de fotografía: “Retratos”, “Alakrana”, “Manila”, “Ibérica”, “Nubes de un cielo…” y “Todas las cosas del mundo”, título, este último, que da soporte a la exposición que se celebrará en el Torreón de Lozoya. En paralelo, ha realizado más de una veintena de exposiciones individuales dentro y fuera de España. En la actualidad dirige el Centro de Fotografía Contemporánea de Bilbao.

En la exposición que veremos en el Torreón de Lozoya, “Todas las cosas del mundo. Fotografías y poemas de Ricky Dávila”, se advierte cómo la fotografía de Ricky Dávila ha ido abandonando gradualmente la escena informativa para adentrarse en el territorio de la metáfora y del intimismo. Este proceso de trabajo e introspección personal ha tenido lugar entre los años 2010 y 2013, periodo en el que se ha fraguado el proyecto expositivo, donde el autor combina su imaginario visual con su poesía escrita. El título de la muestra remite al descubrimiento del escenario propio –los seres queridos, la familia, la memoria…– como medida del cosmos.

En la mirada y en la escritura de Dávila confluyen nombres de creadores plásticos y poetas como Darío Villalba, Daido Moriyama o Wislava Szymborska. Estas influencias comparten un fundamento de nihilidad y de interpelación al espectador, así como una idea que también suscribe el propio autor: “El Tiempo, molinillo infatigable, reduce todo recuerdo al espejismo de una mera ilusión”.

La exposición que acogerá el Torreón de Lozoya hasta el 28 de mayo, estará integrada por 52 fotografías y 8 poemas fotografiados.

Pin It on Pinterest